CONEXPO > HOTELES & RECINTOS > LUGARES CONEXPO

Ferias y Congresos

Logo ConExpo
Año 16  
CONEXPO
Lugares Con EXPO
En el Mundo
regresar a lugares con expo
Los mejores hoteles spa y balnearios para descansar y liberar estrés

Aguas termales, talasos, centros de estética... la solución para desconectar y cuidarse en vacaciones. Elegir uno sólo no parece una tarea sencilla.


PlayMasajes de más de una hora, circuitos hidrotermales, recorridos de talasoterapia frente al mar, tratamientos de belleza... Elegir uno sólo, a bote pronto, no parece una tarea sencilla. Encontrar el tiempo para disfrutarlos, tampoco. Pero una agenda apretada no es excusa para no cuidarse, ya que han proliferado los centros donde dar rienda suelta a la estética y el bienestar cerca de la oficina.

¿Y en vacaciones? La geografía española está llena de pequeños oasis con la misma finalidad. Mirando las fotografías de este reportaje puede experimentar dos sentimientos. Uno: un deseo irrefrenable de meterse, literal, en la imagen.

¿El segundo? Un interés por saber dónde están estos paraísos y cuánto cuesta llegar a ellos. El primero no podemos satisfacerlo, pero el segundo sí.
El spa del Abama Golf & Spa Resort (Tenerife) sabe mucho de satisfaccer deseos. Sus rituales de belleza se basan en las propiedades del bambú, el mango o el coco fusionadas con diferentes técnicas.

Su gerente, Marta Lasheras, explica cuáles son los tratamientos más demandados por los ejecutivos: “Los masajes personalizados de una hora, sobre todo para aliviar tensiones en el cuello y las lumbares, donde más se acumula”. En este centro –premiado entre los más prestigiosos por la revista Quality Spa junto al balneario de Archena y los centros Carmen Navarro–, recomiendan el life coach, un plan hecho a medida por un entrenador personal. Un programa de tres días cuesta 750 euros.

Los expertos insisten en que hay que distinguir los términos spa, balneario o talaso. En el primero, el agua es de grifo, en el segundo de manantial y en el último de mar. En el balneario de Archena (Murcia) todos los servicios están relacionados con el relax, apoyado en las técnicas orientales, la gastronomía y el entorno.

“Ayudan a olvidarse de los problemas y el trabajo”, sentencia Eva María Palazón. El programa antiestrés para dos noches son unos 165 euros. “Merece la pena. Tenemos un área de más de 8.000 metros cuadrados de agua termal, piscinas de aromas o iglús”. El tiempo ya no es una excusa. Hace un año abrieron otro centro en la zona financiera de Madrid, Beauty Termalium, “para relajarse sin grandes desplazamientos”.

El spa del hotel Villa Padierna (Marbella) está inspirado en unas termas romanas, pero con todo el lujo del siglo XXI. Su máxima es reiventar el concepto del bienestar con su Medical Wellness Institute, en el que combinantratamientos físicos y emocionales.

Según su jefe de ventas, Eva Antón, el servicio más solicitado este verano es el Ritual alrededor del mundo, un viaje a África o Asia a través de masajes y aromas. El precio también es embriagador: 135 euros.

En el spa del tinerfeño hotel Gran Bahía del Duque –nominado como mejor spa del mundo– no se quedan atrás. Su detalle más exclusivo son las dos suites con zonas de relax y bañeras paratratamientos personalizados. También dispone de un circuito de talasoterapia al aire libre.

Apuestan fuerte por la ayurveda, unas técnicas milenarias perfectas para los que tienen altas dosis de estrés o dificultades para conciliar el sueño. La panacea al insomnio tiene su coste: 490 euros por tres días.

A ocho kilómetros de Oviedo está el complejo Las Caldas Villa Termal. Un espacio centenario por el que fluye agua de manantial. El complejo engloba dos hoteles de lujo y dos balnearios. El eje de uno de ellos, Aquaxana, es la piscina bajo la cúpula de 15 metros de altura e inspirada en la del Panteón de Agripa.

En las grandes ciudades españolas también hay refugios antiestrés. En el hotel Mandarín Oriental de Barcelona se esconde uno de ellos. Según su director de comunicación, Jorge Moreno, el tratamiento estrella es el Ritual de tiempo, un servicio que se adapta a las necesidades del cliente y cuyo fin es restablecer el equilibrio. Estabilizar la balanza durante una hora y 50 minutos cuesta 235 euros.

Desconectar y dedicar unos minutos a uno mismo es fundamental para Carmen Navarro, fundadora de los centros de estética que llevan su nombre : “Una persona que se siente bien y relajada va a ser más creativa, despierta y abierta a nuevas ideas”.

La imagen de un alto directivo es importarte según Navarro: “Alguien con un puesto de responsabilidad debe transmitir una imagen cuidada”. ¿Cuánto puede gastarse una persona en sus centros? “Quien se cuida con regularidad puede venir entre dos y cuatro veces al mes. Así que yo diría que unos 200 ó 300 euros mensuales ”.


Fuente:
Expansión
www.expansion.com

Imagen:
Fotos Digitales Gratis
www.fotosdigitalesgratis.com


 

 

 

regresar a lugares con expo